El antisocial y el bullying, causas y consecuencias del bullying o acoso

Antisocial  y el Bullying

Los problemas de conducta antisocial en las escuelas están aumentando en frecuencia e intensidad como una consecuencia directa del bullying o acoso.

 Por lo tanto, los sistemas escolares de disciplina son clara y sistemáticamente implementados. Los educadores confían en reactivos y las intervenciones de gestión de crisis para resolver problemas de comportamiento crónicos debido al bullying.  

A los Profesores se les pide hacer más con menos lo posible para enseñar cuando los estudiantes muestran graves problemas de conducta.

Los estudiantes que han sido acosados o también que hayan sido acosadores, tienen limitadas oportunidades estructuradas para aprender habilidades sociales y para recibir retroalimentación sobre el uso de estas habilidades sociales.

Ubicaciones alternativas son cada vez más difíciles de encontrar.

Así mismo, los resultados de investigaciones en Psicología sugieren que el bullying en la adolescencia puede ser un marcador de riesgo para un patrón continuo de comportamiento anti‐social, particularmente entre los varones jóvenes.

 

¿Cómo se desarrolla el comportamiento antisocial asociado con el bullying o acoso?

La intimidación puede contribuir a un ambiente de miedo y conflicto en las escuelas (Arnette & Walsleben, 1998; Ericson, 2001).

Este acoso que se da de manera sistemática y continua tiene toda la  Intención de dañar con nocivos y repetidos actos de desequilibrio de poder entre el agresor y las víctimas.

Los acosadores (bullies) que desarrollan comportamiento antisocial tienen por lo general en la escuela, calificaciones y habilidades académicas más pobres, falta de empatía, distorsiones cognitivas, creencias de que la agresión resuelve los problemas, mayor riesgo de abuso de sustancias y posterior comportamiento criminal.

Cada vez más se tornan impopulares con sus compañeros a medida que van creciendo. Igualmente, se considera que vienen de hogares coercitivos y agresivos.

Se muestran incoherentes e ineficaces con la disciplina y físicamente más grandes, especialmente en los primeros grados.

Mientras que las víctimas de acoso, desarrollan otro tipo de comportamiento contrario, tal es el caso de evitar la escuela,  en general físicamente son más pequeños o más débiles, se vuelven personas ansiosas, temerosas, inseguras, deprimidas, de pobre autoestima, son más proclives a abandonar la escuela y  más probablemente pueden traer armas a la escuela y tomar venganza.

 

El comportamiento antisocial y el bullying en la Escuela Secundaria

La intimidación ocurre en todas las edades, pero tiende a tener un pico durante los años de la escuela secundaria (Hazler, 1996; Ríos-Ellis, Bellamy y Shoji, 2000).

Investigadores como Merrell, Gueldner, Ross & Isava (en prensa), de la escuela de psicología trimestral, afirman que, un elemento preocupante de las escuelas de alto perfil en los Estados Unidos durante los últimos años, ha sido que algunos de estos tiradores juveniles, fueron en repetidas oportunidades víctimas de acoso escolar y acoso entre pares, eran impopulares, y en última instancia, entraron en un frenesí de disparos como una forma de exacción de la venganza.

Análisis posteriores, muestran que los estudiantes blancos fueron más propensos que los estudiantes hispanos a informar que recibieron bullying y maltrato (8%) y el nivel de grado es inversamente proporcional, es decir a mayor nivel de grado, menor acoso.

Igualmente se encontró que la intimidación a estudiantes de escuelas públicas fue mayor y en más probabilidad de ser intimidados que  en las privadas.

El comportamiento antisocial desde la niñez y el bullying.

La gran mayoría de los antisociales escolares son niños. El comportamiento antisocial en las niñas es menos evidente y expresado diferente que en los niños.

Es decir, el comportamiento antisocial entre las niñas más a menudo es más auto dirigido que el  dirigido por el exterior.

Hay dos tipos de comportamiento antisocial (abierto y encubierto).

 El abierto, implica actos contra las personas.

Mientras que el encubierto consiste en actos contra la propiedad o abuso.

Por la adolescencia, muchos niños que han sufrido bullying o acoso están en riesgo de mostrar ambas formas, que va aumentando sustancialmente su situación de riesgo en el tiempo.

El comportamiento antisocial temprano en la escuela infantil es el solo mejor predictor de la delincuencia en la adolescencia.

Tres años después de salir de la escuela, el 70% de los jóvenes antisociales que han sido víctimas de bullying o acoso, han sido detenidos al menos una vez. Igualmente, los niños antisociales pueden ser identificados con precisión en edades comprendidas entre los 3 o 4 años.

Si un patrón de comportamiento antisocial no es cambiado a final del grado 3, se debe tratar como una enfermedad crónica, similar a la diabetes.  

Es decir, no se puede curar pero se puede manejar con los soportes adecuados y constantes intervenciones. De allí que la intervención temprana en el hogar, escuela y comunidad es la mejor esperanza para reconducir  a los niños de este camino.

 

Sistema de respuestas a los  problemas de conducta antisocial producto del Bullying o acoso

Las medidas tomadas relacionadas con el control de la conducta antisocial producto del bullying o acoso tiene que ver con:

Medidas coercitivas en continuo de extensión a los infractores

Un marco de normas consistentes para mejorar las consecuencias aversivas

La utilización de guardias de seguridad

Mejorar la persistencia en las políticas de castigo

Establecer “bottom line” en la escuela para la suspensión

Políticas de tolerancia cero

Uniformes estudiantiles, detectores de metales, cámaras de vigilancia

Suspensión o expulsión

Opciones de cumplir programas educativos de control la ira y otros trastornos de conducta

Según las investigaciones, las respuestas menos eficaces a los problemas de conducta debido al bullying o acoso son:

La consejería  y psicoterapia

El castigo (Gottfredson et. al, 1997)

La exclusión es la respuesta más común para el delincuente juvenil, con trastornos de conducta y conducta desordenada en la juventud (Lane y Murakami, 1987) pero es en gran parte ineficaz.

 

Prevención de la conducta antisocial producto del Bullying o acoso

La prevención de la conducta antisocial debido al bullying se realiza con el fortalecimiento de los los factores protectores, que son todos aquellos factores que permiten evitar que un niño o adolescente refuerce la conducta antisocial, estos factores son:  Los pares individuales, la familia, la escuela y la comunidad.

Dentro de los factores protectores individuales están:

El sentido de la confianza en ser/uno mismo, actitudes de rechazo hacia los problemas de comportamientos negativos, delincuenciales, actitudes positivas hacia el futuro  y el desarrollo de competencias Sociales.

Factores protectores de los padres

Se relacionan con la vinculación a la cultura Social,  pro participación de los jóvenes en actividades alternativas.

Factores protectores de la familia

Tienen que ver con la consistencia en las relaciones familiares  estrechas y nutritivas.

La presencia de la figura paterna en el hogar, lidiar con el estrés de una manera positiva,  la educación en valores y la motivación de los padres alentando a los hijos para la consecución de metas e involucramiento.

Compartir responsabilidades familiares, incluyendo las tareas y toma de decisiones. La nutrición y apoyo  familiar entre los miembros, expectativas claras, límites y consecuencias.

Factores protectores de la Comunidad

Oportunidades de la comunidad disponibles para la juventud,  leyes y ordenanzas informales existentes de Control Social, participación de los jóvenes en las  relaciones positivas con otros adultos, incentivar fuertes lazos religiosos o sociales, recursos (vivienda, salud, cuidado de niños, empleo, recreación) disponibles, responsabilidades compartidas entre los vecinos en el seguimiento juvenil.

Factores protectores de la Escuela

Comunicar claramente las expectativas  a alto nivel académico y comportamiento, fomentando el establecimiento de metas, académicas de logro y Desarrollo Social, promoviendo actitudes positivas hacia la escuela fomentando la participación activa de los estudiantes, padres y miembros de la comunidad. Fortaleciendo el vínculo familia-escuela-comunidad.