Saltar al contenido

El suicidio frente al acoso escolar, consecuencias del bullying

El Suicidio y el Bullying

El suicidio se define como la interrupción violenta de la vida de una persona, por alguna situación interna o del entorno que por diversas razones la bloquea mentalmente impidiéndole ver otras opciones.

Hay un fuerte vínculo entre el bullying y el suicidio, como sugieren los recientes reportes  relacionados con el acoso escolar en los Estados Unidos y otros países.

Los padres, maestros y los estudiantes deben aprender los peligros del bullying y ayudar a los estudiantes que pueden estar en riesgo de cometer suicidio.

En los últimos años, una serie de suicidios relacionados con el acoso escolar en los Estados Unidos y en todo el mundo han llamado la atención a la conexión entre el bullying y el suicidio.

Aunque muchos adultos conservan la creencia de la intimidación como parte de ser un niño, es un problema grave que conduce a muchos efectos negativos para las víctimas, incluido el suicidio.

Mucha gente puede no darse cuenta que también existe una relación entre ser un acosador y  el suicidio.

 

Las estadísticas alarmantes sobre bullying y suicidio

El suicidio es la tercera causa de muerte entre los jóvenes, dando como resultado unas 4.400 muertes por año, según los CDC. Por cada suicidio entre los jóvenes, hay al menos 100 intentos de suicidio. Más del 14 por ciento de los estudiantes de secundaria han considerado el suicidio, y casi el 7 por ciento lo han intentado. En el bullying, el acosador de las víctimas está  entre 2 a 9 veces más propenso a considerar el suicidio que las víctimas, según estudios de la Universidad de Yale.

Igualmente, un estudio en Gran Bretaña encontró que al menos la mitad de los suicidios entre los jóvenes están relacionados con acoso escolar entre los 10 a 14 años.

Así mismo, las chicas pueden estar en mayor riesgo de suicidio, según el estudio  reportado por ABC News. De igual manera, casi el 30 por ciento de los estudiantes son acosadores o víctimas de intimidación y 160.000 niños o jóvenes se quedan en casa de la escuela todos los días por temor al bullying o acoso y la intimidación.

 

Síntomas de alarma del suicidio producto del bullying o acoso

Los suicidios relacionados con el bullying pueden conectarse a cualquier tipo de intimidación, incluyendo bullying físico, emocional, ciberbullying y acoso sexual, haciendo circular fotos sugerentes o desnudas o mensajes de una persona.

Algunas escuelas o regiones tienen problemas más serios con el bullying y el suicidio relacionado con el bullying. Esto puede ser debido a un excesivo problema con la intimidación en la escuela.

Podría también estar relacionado con la tendencia de los estudiantes que están expuestos al suicidio  a considerar el mismo como única opción.

 

Signos de advertencia del  suicidio por acoso

Señales de depresión, como tristeza permanente, retiro de los demás, pérdida de interés en actividades favoritas, o dificultad para dormir o comer

Hablar sobre o mostrar un interés en la muerte o morir

Involucrarse en actividades peligrosas o nocivas, incluyendo comportamiento imprudente, abuso de sustancias o lesiones hacia sí mismo

Regalar las posesiones favoritas y despidiéndose de la gente de manera extraña y repentina

Decir o expresar que no pueden manejar las cosas más

Haciendo comentarios que las cosas serían mejor sin ellos (as), entre otros signos.

Si una persona muestra estos síntomas, se requiere urgente hablar con ellos acerca de sus preocupaciones y conseguir ayuda adecuada, como de un consejero, médico, o sala de emergencias.

En algunos casos, puede no ser obvio que un adolescente esté pensando en el suicidio, como cuando el suicidio parece ser desencadenado por un episodio particularmente malo de la intimidación.

En varios casos donde las víctimas de bullying se mataron le habían dicho al adolescente acosador que él o ella debían matarlo (a) y que  el mundo estaría mejor sin ellos.

Otros que escuchan este tipo de declaraciones deben ser rápidos para detenerlos y explicarle a la víctima que el acosador está equivocado.

 

Maneras de ayudar a personas que puedan estar considerando el suicidio 

Tomarse la charla o amenazas de suicidio seriamente.

No decirle a la persona que están equivocados o que tienen mucho para vivir.

En cambio, conseguir ayuda médica de inmediato.

Mantenga armas y medicamentos lejos de cualquier persona que está en riesgo de suicidio.

Conseguir estos elementos y sacarlos  fuera de la casa o al menos tenerlos bien encerrados.

Los padres deben alentar a los adolescentes para hablar sobre bullying que tiene lugar.

Puede ser embarazoso para los niños y jóvenes   reconocer que son víctimas de bullying, y la mayoría de los niños y jóvenes  no quieren admitir que han estado involucrados en el problema.

Hágale saber a  la víctima que no es su culpa de ser intimidados y demostrarles amor y apoyo.

Ellos deben recibir  ayuda profesional si el bullying es grave.

Es una buena idea que los padres insistan en ser incluidos en los amigos de sus hijos en las redes sociales para que puedan ver si alguien ha publicado mensajes sobre ellos en línea.

Los mensajes de texto pueden ser más difíciles de conocer, por lo que los padres deben intentar mantener comunicación abierta con sus hijos sobre el bullying.

Los padres que ven un problema de acoso escolar grave deben hablar a las autoridades escolares y tal vez organizar una reunión con los padres del acosador.

Más Estados están poniendo en práctica las leyes contra el acoso escolar, y recientes demandas contra escuelas y cargos penales contra agresores muestran que existen vías legales para hacer frente a los acosadores.

Si las autoridades escolares no ayudan con un problema de acoso constante, la policía local o los abogados son capaces y están autorizados para hacerlo.