Saltar al contenido

Bullying psicológico

Bullying psicológico – ¿De qué se trata?

El acoso psicológico puede definirse como cualquier tipo de abuso mental intencional y propositivo. A veces las personas pueden sentirse como si han sido abusados porque sucedió algo que los lastima emocionalmente, pero generalmente se calificaría como intimidación psicológica si el acoso se realiza con intenciones maliciosas. Las personas tienen muchas razones para intimidar a otros, incluyendo temas de ganancia, la venganza y la autoestima personal. 

Aquellos que sufren acoso psicológico a menudo tienen problemas emocionales que pueden persistir durante muchos años después de que el abuso suceda. Una de las tácticas más comunes utilizadas durante el acoso psicológico es atacar personalmente a la gente. Cuando esto sucede, el acosador puede hacer chistes sobre alguna debilidad o defecto físico de un individuo. Esto se realiza delante de otras personas para causar burla, o como una manera de elevar al agresor sobre su víctima a los ojos de sus compañeros.

Palabras clave: Bullying psicológico

¿Qué es el bullying psicológico?

El bullying psicológico es un acto de agresión deliberado para acrecentar  las diferencias entre las personas. Por ejemplo, el acosador puede hacer chistes acerca de creencias religiosas o de raza de una persona. Por lo general, el hostigador sólo confiará en estas tácticas si puede encontrar alguna manera obvia en que la víctima es diferente de la mayoría de sus compañeros. Igualmente, algunos acosadores toman una ruta más indirecta para perjudicar a las víctimas. Puede apoyarse en el rumor y la calumnia y a menudo incluso puede propagar mentiras intencionales acerca de alguien. En algunos casos, esto se puede hacer sin el conocimiento de la víctima, utilizando diferentes vías para mantener su identidad en secreto.

El bullying psicológico en los niños es generalmente conocido no solo por la intimidación psicológica sino también física. Entre los adultos, el bullying psicológico es generalmente más común que el físico. Esto es en parte porque las penas por el maltrato físico se convierten a menudo en mucho más graves para las personas a medida que maduran, siendo la cárcel una posibilidad.

El abuso físico y mental a menudo van de la mano. De hecho, el maltrato físico puede verse casi como una especie de acoso psicológico ya que tiene un efecto traumático. Además, los agresores físicos dependen de las mismas tácticas que los psicológicos, no obstante es más tormentoso  para sus víctimas a quienes se agregan las agresiones físicas. Lo que generalmente separa a los dos es que mientras la intimidación física siempre incluye un componente mental, el acoso psicológico de puede potencialmente ocurrir sin cualquier componente físico. No obstante en múltiples ocasiones ocurren ambos. 

¿Cuándo se manifiesta?

El bullying psicológico aparece cuando el agresor, mediante el uso de amenazas hacia su víctima, busca manipularla para la obtención de diferentes recursos para él. Estos pueden ser económicos, sexuales, o que generen una ventaja de cualquier tipo para el. Para que esto se dé, el agresor ejerce un fuerte control y se presenta de forma intimidante, agresiva y violenta generando temor en la persona para el logro de sus objetivos.

El bullying psicológico es difícil de identificar, puesto que la forma de agresión puede ser, verbal, con una mirada o una señal obscena, un gesto, etc. Puede darse a espaldas de cualquier persona, evitando que esté presente alguna que represente un peligro para el logro de un objetivo mediante la manipulación que está ejerciendo el agresor. Esto, también asume que el victimario puede mantenerse en el anonimato.

Te puede interesar:

Definición de ciberacoso

Tipos de bullying

 

Este tipo de bullying, puede darse en diferentes ambientes como:

El acoso a nivel laboral

Acoso sexual (familiar, laboral, entre otros)

Acoso escolar

Ciberacoso (también escolar) y ciberbullying

 

Además, contiene varios factores como:

La persecución psicologica

Esta es una manera continua y que genera desesperación para la persona intimidada. En esta, la víctima es acorralada para que el agresor pueda llegar al fin u objetivo que busca.

La intimidación psicologica

Está presente en todas las situaciones de acoso. Con el objetivo de provocar miedo, vulnerabilidad, inseguridad y peligro en la integridad de la persona, el agresor efectúa amenazas que son psicológicamente alarmantes, provocando pánico y posibles perturbaciones, factores que no dejan a la víctima permanecer tranquilo en sus actividades diarias.

La tiranía

Es el grado máximo de la superioridad, pues le permite al agresor manejar a su favor las personas víctimas del acoso para diferentes fines.

El chantaje psicologico

Son las amenazas, básicamente, las que son usadas en este método para que la víctima sea obligada a cumplir con las órdenes dadas por el agresor. Estas amenazas pueden constar del robo de dinero, mentiras, desplazamientos de lugar, adquirir y mantener objetos, entre otros.

La manipulación

Esta intervención, para convertir una situación en ventajosa y favorable para el agresor, consiste en uno de los factores más crueles y degradantes psicológicamente para la víctima, pues pone en tela de juicio la reputación e imagen de quien está siendo perjudicado.

El bullying psicológico es el que más consecuencias provoca por los daños que genera, atentando contra la personalidad y la integridad moral de la víctima. La persona experimenta deseos de quitarse la vida, ejecutar cualquier tipo de represalias, entre otras situaciones. Además de los cambios de comportamiento que se van haciendo evidentes en el entorno familiar y/o en el que se encuentre. Este puede ser una señal de indicio para casos de bullying más fuertes como el físico, y que abarquen otras consecuencias.

Lo ideal en estos casos es mantener la calma e informar sobre lo que está sucediendo. Inicialmente va a ser difícil para la víctima hablar sobre el tema, pero se le debe indicar la importancia que explicar la situación representa para evitar la evolución del bullying, y prevenir actos severos y repetidos hacia otras personas.

¿Por qué es importante conocer el bullying psicológico?

Bullying es una forma única, aunque compleja de agresión interpersonal, que toma muchas formas, cumple diferentes funciones y se manifiesta en diversos patrones en las relaciones. El acoso psicológico no es simplemente un problema de dos  entre un agresor y una víctima, se reconoce también como un fenómeno de grupo, que ocurre en un contexto social en el que diversos factores sirven para promover, mantener o suprimir este tipo de comportamiento.

El bullying psicológico es más difícil de detectar que cualquier otro de los tipos de bullying, ya que las formas de intimidación que se  usan en este caso muchas veces pasan inadvertidas para aquellas personas que desconocen el problema.

Una característica relevante del bullying psicológico es que el agresor manipula mentalmente a las víctimas para conseguir bajo amenazas lo que se propone.  Pero también se incluyen aquí otras acciones como la intimidación, la manipulación e incluso el chantaje. Todas ellas afectan de forma directa a la autoestima del niño que sufre este tipo de bullying.

Se cree que el bullying psicológico se acompaña casi siempre del bullying físico y del ciberbullying, buscando impedir que la víctima busque algún tipo de apoyo.  

 

¿Cómo se origina el Bullying Psicológico?

El bullying psicológico tiene un fuerte impacto en la salud mental de la víctima.  Por su propia naturaleza resulta complejo dilucidar si hay una situación de acoso psicológico. Sin embargo, los niños que pasan por estas dificultades presentan diversos rasgos que son comunes como:

Rechazo de ir al colegio.

Se aíslan socialmente del  resto de sus compañeros.

Presentan pérdida del apetito.

Tienen dificultad para dormir.

Presentan reacciones violentas frente a sus seres queridos, tales como agresividad verbal e incluso física con los padres y  los hermanos.

Estado de ánimo bajo.

La persona vuelve depresiva.

En el bullying psicológico lo que más impacta es el cambio drástico en el comportamiento del niño cuyos síntomas reflejan que algo anormal está ocurriendo. Para saber si un menor de edad está siendo víctima de bullying psicológico lo mejor es establecer una relación de confianza con el niño para lograr que se desbloquee  y explique el problema. Por lo tanto, el niño tiene que saber que lo que le ocurre es grave y que debe pedir ayuda a los adultos de manera urgente.

 

¿Cuáles son las consecuencias del bullying psicológico?

A medida que el  acoso psicológico  adquiere mayor conciencia del público en general, es también ganó ímpetu entre los investigadores. Más estudios están empezando a confirmar los efectos psicológicos a veces graves de intimidación. Particularmente para los acosados, corren mayor riesgo de depresión y ansiedad. Otros han insinuado lo que podría estar pasando en la mente de quien hace bullying psicológico.  Ambos grupos parecen estar en mayor riesgo de pensamientos suicidas y conductas. El problema con muchos de los últimos estudios es que muchas veces son a corto plazo, o en algunos casos, las conexiones entre acoso escolar y psicológica salud parecen desaparecer después de tomen en cuenta otras variables.

¿Cuáles son las Posible soluciones para el bullying psicológico?

Cuando se tiene conocimiento de que el niño o el joven están siendo víctimas de acoso psicológico se debe hacer contacto inmediato con el colegio. Se requiere hablar con los representantes  y el director del centro para conseguir frenar de manera inmediata el bullying psicológico.

Se sabe que el apoyo de los adultos en este tipo de problemas termina con el conflicto. Sin embargo, se requiere que, el centro tome las medidas pertinentes, porque de no hacerlo, se pueden solicitar la intervención las autoridades en una inspección educativa. De no obtener el apoyo,  lo único que queda es denunciar al colegio.

En el Código Civil está establecido que los centros educativos están obligados a salvaguardar la integridad de los estudiantes y que los  perjuicios que sufran sus alumnos menores de edad, son responsabilidad del colegio. Casi siempre, este reclamo es muy difícil por la vía civil, y a la larga la institución termina retirando el niño para evitarse problemas. Causándole un daño mayor al niño y a los padres. 

El bullying es un tema muy complejo que requiere una actuación responsable y diligente tanto de los padres como del centro educativo para solucionar el problema. Debido a la complejidad de los daños, se recomienda el apoyo de un especialista en acoso, para que asesore a la familia en todos los momentos del proceso, guiándoles para que tomen las mejores decisiones.